Michael Jackson - Rey del Pop
Su Música vivirá por siempre

Usuarios

La primera acusación falsa

Los primeros problemas judiciales de Michael Jackson por acusaciones de pederastia estallaron en 1993, cuando fue denunciado por Jordan Chandler, uno de los muchos niños que solía acoger en su mansión de Neverland. Jordan, quien entonces tenía diez años de edad, le acusaba de haberle sometido a tocamientos y sexo oral; el consiguiente escándalo repercutió gravemente en el estado de ánimo y la imagen pública del cantante, y por tanto en su carrera.

Jackson insistió en que su relación con los menores era totalmente inocente, si bien no midió el alcance de sus palabras cuando declaró en un reportaje que compartía su lecho con ellos: «Es lo más amoroso que se puede hacer». El llamado Peter Pan del pop había convertido su Rancho Neverland en un refugio para niños (algunos de ellos enfermos de cáncer), para los que construyó un zoo y lujosas atracciones de feria.

Según explican sus defensores, Michael Jackson añoraba tanto la niñez que no tuvo, que la intentó recrear a edad adulta, acumulando los juguetes y diversiones que no había disfrutado y ganándose la amistad de los niños; los amigos que no tuvo en su infancia.

Poco después de su muerte, y 16 años después de los supuestos sucesos delictivos, Jordan Chandler —el niño implicado, ya adulto— declaró públicamente que el cantante «nunca le tocó», y que mintió por obligación de su padre para salir de la pobreza con los 22 millones de dólares que, efectivamente, el artista entregó mediante un acuerdo extrajudicial a la familia del niño para evitar el juicio.